Llantas

Las normas de tránsito y los especialistas del sector aconsejan colocar los neumáticos de invierno durante la estación fría y los neumáticos de verano durante la estación de calor.

 

Tener un equipo de invierno es un deber para garantizar su propia seguridad, en todo tipo de superficies, ya que las temperaturas muy bajas generan una adherencia de los neumáticos muy reducida.

 

Si usted tiene un único juego de llantas, durante el cambio de temporada puede dirigirse a un Driver Center donde se encargarán del cambio de los neumáticos.

 

Las alternativas son la adquisición de un neumático para todas las estaciones u obtener las cadenas para la nieve. En este último caso, tenga en cuenta que estas pueden rayar las llantas creando imperfecciones molestas, de modo que la sustitución del neumático es, sin duda, la opción más cómoda.

 

Cuando visite un Driver Center, encontrará la mejor atención y nuestros especialistas en neumáticos le recomendarán la mejor solución para sus necesidades: juegos completos de llantas y cubiertas, o modelos de llantas en los que se montarán los neumáticos más adecuados para su coche, ya sea un coche de época, un deportivo, un SUV o un todocamino.

 

Driver Center le ofrece una gama completa de productos para satisfacer todas sus necesidades y técnicos cualificados. En nuestros centros encontrará la mejor relación calidad-precio y la garantía de productos de calidad del fabricante.

 

Las posibles combinaciones de cubiertas y llantas son muchísimas. Para encontrar la configuración más adecuada para su vehículo, lo mejor es confiar en nuestros técnicos especializados, que le indicarán qué es lo mejor para obtener el máximo rendimiento en términos de seguridad, comodidad de conducción y estética.

En el permiso de circulación de su coche están indicadas todas las dimensiones posibles de cubiertas permitidas por el fabricante del vehículo.

 

Las llantas pueden ser de aleación o de hierro.

 

La elección entre uno u otro es muy personal, las llantas de aleación, gracias a la ligereza del material, permiten consumir menos combustible, ya que el empuje necesario para hacer girar la rueda es menor. Desde el punto de vista estético, las llantas de aleación son más bonitas, pero también son mucho más delicadas, ya que son más propensas a arañazos y daños por abrasión, debido a la piedra triturada que se eleva durante la marcha.

 

En particular las llantas pintadas, especialmente con pinturas efecto perla, se arruinan fácilmente, por lo que puede ser necesario llevar más a menudo su coche al taller para reparar daños de este tipo.

 

En cuanto a las de hierro, además de las marcas normales de desgaste, podemos encontrar problemas de corrosión y óxido. Estos problemas deben resolverse tan pronto como sea posible para salvaguardar la integridad y la vida de la llanta. El óxido se debe tratar con productos especiales para proteger la llanta contra la corrosión.

 

Además, si la llanta de aleación se dobla es muy improbable que sea reparada, algo que sí es posible con las de hierro.

 

Siempre que sea posible, se debe tener dos juegos de cubiertas para el coche, uno para verano y otro para invierno. Por lo general, se conservan las llantas de aleación para la temporada de calor y las de hierro para la estación fría. Se toma esta decisión sobre todo debido a que, durante el período de verano, es mucho más fácil realizar el mantenimiento y la limpieza de las llantas. El barro y el polvo son grandes enemigos de las pinturas de las llantas, incluso el polvo formado por las pastillas puede rayarlas. Durante el verano simplemente se las puede limpiar con agua para evitar incidentes desagradables. Durante el invierno, sin embargo, es más problemático limpiarlas de manera adecuada, por lo que es recomendable utilizar llantas de acero, que son más resistentes.

 

Sin embargo, si esto no fuera posible, hay tapacubos que ayudan a superar la temporada de invierno de manera óptima.

 

Las llantas de acero son más robustas que las de aluminio, por lo que son más adecuadas para quien se dedica a actividades fuera de la carretera. En estas circunstancias de suelo en mal estado, rocas, grava, las llantas de aleación se arruinan en muy poco tiempo, volviéndose demasiado sensibles, y podrían romperse con facilidad.

 

El tamaño de las llantas que se pueden montar en su coche está indicado en el permiso de circulación, y se expresa en pulgadas. Si desea buscar en su permiso cuáles son los diámetros de las llantas permitidas en su coche tendrá que buscar números similares a los siguientes: R16, R17, R18, R20, R22.

 

El ancho de la llanta está relacionado con el ancho del neumático montado. Si cambia uno debe cambiar también el otro: el aumento del ancho de la llanta también aumenta la estabilidad del vehículo.

El ancho determina la forma en que el neumático calza sobre la llanta.

 

Un ancho reducido hará que el neumático tenga más curva, de modo que la cantidad de cubierta que entrará en contacto con el camino será menor, resultando en una mayor deformación de la cubierta y aumentando el riesgo de que el talón se salga de su posición.

 

Una llanta más grande permite una curvatura reducida de la banda de rodadura, por lo que el neumático estará más escuadrado.

 

En los Driver Center podrá disfrutar de la Garantía por rotura que le permitirá resolver cualquier inconveniente con total tranquilidad.

 

Esta garantía se puede activar en todo tipo de neumáticos de verano, invierno o para todas las estaciones de la marca Pirelli y se extiende a coches, SUV y 4X4 con un diámetro de neumático igual o superior a 15 pulgadas.

 

Esta garantía establece que en un año se pueden sustituir dos neumáticos después de un pinchazo accidental con daños irreparables.